5 pasos que te ayudarán a consolidar el diseño de tu producto

Desde que se te ocurrió la idea de salvar al mundo con tu aplicación (bueno, una parte de él) sabes que en algún momento tendrás que empezar a diseñar o buscar un diseñador para mejorar su presentación.

Solid

Has buscado en miles de blogs sobre diseño de aplicaciones, has evaluado varias librerías de diseño como Material Design, Semantic UI o incluso Bootstrap, pero aún no estás convencido de lo que necesitás para consolidar tu propuesta.

Por supuesto, "diseño no es sólo lo que ves o lo que sientes. Diseño es cómo funciona" (Steve Jobs), pero igualmente los productos necesitan haber consolidado su propuesta para ser atractivos y memorables para tus clientes potenciales.

Pero permanecer en el aspecto visual sería desperdiciar todo el valor que puede darte. Y es por éso que comparto la definición de diseño como la "representación de la intención", o el resultado de una estrategia.

Bien, ¿cómo te ayudará el diseño a consolidar tu producto en las inciertas condiciones en las que se desarrolla una empresa? Aquí vamos.

1. Concentrate exclusivamente en las necesidades de los primeros en comprarte

Empecemos por el principio: ¿qué problemas/necesidades resuelve tu producto, cuál es tu público específico? No es bueno diseñar para todos, es lo mismo que diseñar para nadie. Menos si tu propuesta sólo está apareciendo en el mercado.

Mi consejo es que descubras/definas en detalle qué resultados esperan tus usuarios cuando buscan un producto como el tuyo.

Intentar encontrar las motivaciones fundamentales que llevan a una persona a resolver su problema: ¿qué intenta conseguir buscando ciertas soluciones y no otras? Ir aún más lejos: ¿qué les impediría no usar tu producto?

Redefinir las necesidades de tus usuarios con este nuevo enfoque te permitirá resegmentar el mercado en el que te moves, repensando el panorama de los competidores de otra manera. Ejemplo: si tu producto es una aplicación de entretenimiento, tus competidores pueden no ser otras aplicaciones sino todo lo que tus usuarios buscan para entretenerse: Youtube, salir a correr, pasear, reunirse con amigos, etc.

Es clave entrevistar a las personas que se han decidido recientemente por un producto que resuelva los mismos problemas que el tuyo, para entender lo que buscan y diseñar en consecuencia.

Miniconclusión: al aclarar las necesidades del mercado podrás encontrar oportunidades de negocio.

2. Definición de la visión y los objetivos --> Atributos de la experiencia

Antes de hablar de las necesidades de tus potenciales usuarios, ahora es el momento de centrarse en sus intereses. Para que la experiencia de los usuarios con tu producto refleje su visión, necesitamos hacer explícito qué atributos deben ser alcanzados.

  • ¿Cuáles son los adjetivos que definen tu producto y la experiencia que proporciona?
  • ¿Qué tipo de personalidad tiene?
  • ¿A qué emociones apunta?
  • ¿Cuáles son las cualidades que lo diferencian del resto?
  • ¿Qué tipo de experiencia quiere evitar?

Aclarar estos atributos deseados le permitirá definir los principios de diseño que deben aplicarse de manera coherente en cualquier espacio donde un usuario interactúe con tu producto o servicio.

Miniconclusión: establecer la experiencia que buscás para tu producto te permitirá alinear tu propuesta con tus objetivos.

3. Integración

Después de aclarar tanto las necesidades de tus usuarios como los atributos de tu experiencia empresarial, el siguiente paso es integrar esas dos preguntas para descubrir si están verdaderamente en sintonía, y facilitar los hallazgos.

La idea es encontrar oportunidades que le permitan destacar tu producto.

La conexión de las necesidades de cada uno de tus usuarios con los aspectos de tu visión del negocio le permitirá tener una visión completa de la situación en la que se encuentra y descubrir espacios para la mejora o la interrupción del nicho de mercado.

La tarea consiste en reunir las dos listas y buscar oportunidades: ¿la forma en que el producto resuelve los problemas corresponde a nuestra visión, hay algún aspecto de las interacciones de los usuarios con el producto que pueda facilitarse o enriquecerse, tiene quejas recurrentes que puedan replantearse para lograr un producto más eficaz?

Miniconclusión: integrar las necesidades del usuario con los objetivos comerciales le ayuda a encontrar oportunidades.

4. Aprende con el mínimo --> Experimentar

Es hora de diseñar un experimento. Necesitamos probar que estas oportunidades son reales, contrastándolas con lo que los usuarios esperan.

¿No se ha lanzado el producto? Crear un prototipo funcional que permita probar las cuestiones fundamentales de la nueva propuesta ("la oportunidad"), y aprender de ella rápidamente.

¿Se ha lanzado el producto? Encontrar una manera de probar la nueva propuesta con clientes potenciales fuera del producto, o probarla con ciertos clientes para ver cómo reaccionan.

Lo principal de esta tarea es poner el énfasis en el aspecto fundamental que queremos aprender: ¿es una funcionalidad especialmente técnica que resuelve un problema funcional?, ¿es un novedoso patrón de interacción que puede modificar la forma tradicional de presentar un determinado producto?, ¿es una nueva propuesta visual que cambia el paradigma de la marca?, y así.

Mini-conclusión: la creación de un prototipo y la prueba de la solución de un problema del usuario permite dar pasos firmes en el desarrollo del producto.

5. Diseño visual/funcional --> Librería

Ahora, trabajemos en el "diseño".

Después de definir todas las cuestiones fundamentales del problema de negocio (al final, eso es a lo que apunta el diseño), podemos centrarnos en trabajar en la propuesta visual.

Si está dentro del presupuesto (es tu decisión), contratá a un diseñador profesional. Es muy posible que la inversión será relativamente barata si se añade el valor que un diseñador puede aportar al costo económico nulo que tienen las librerías de diseño más populares como el Material Design.

Es un tema estratégico que te dará una diferencia abismal con respecto a la competencia.

En este paso ya podés trabajar concretamente definiendo algunos principios fundamentales del diseño de marca que tendrán que pasar por cualquier experiencia que genere tu producto.

Aquí hay algunos ejemplos de principios establecidos de diseño de marca para darte una idea:

Miniconclusión: como en el desarrollo, el diseño de proyectos serios requiere la mano de un profesional, pero se pueden conseguir librerías estandarizadas casi sin inversión.

Resumen

  • Concentrate exclusivamente en las necesidades de los primeros en comprarte.
  • Aclará tu visión y objetivos definiendo los Atributos de la experiencia que querés lograr.
  • Integrá las necesidades de tus usuarios con los atributos de la experiencia deseada.
  • Aprendé construyendo experimentos mínimos.
  • Definí los principios de diseño para establecer visual y funcionalmente tu propuesta.

¿Pero no iban a ser "5 consejos de diseño"? Si llegaste hasta aquí, te habrás dado cuenta de que el diseño es mucho más que hacer las cosas bien a nivel visual. Te aseguro que trabajar en estos temas estratégicos facilitará cualquier decisión de diseño que tengas que tomar.

¿Encontraste el artículo útil? Unite a mi lista de correo para recibir más contenido como este.

Y si crees que un amigo emprendedor puede interesarl, compartilo. Gracias!