Cómo diseñar un prototipo para validar tu idea para una web app – Parte 1

Nota: este artículo es la síntesis de una charla sobre Prototipado que presenté hace unos meses en el marco del Meetup de UX/UI en Housenovo, Viña del Mar (Chile).

Prototipar está en boca de todos, y existen infinitas formas de diseñar prototipos de web apps.

Herramientas de prototipado
Algunas herramientas modernas de prototipado

Pero… ¿y la estrategia?

Prototipar tiene que ser parte de una estrategia para conseguir reacciones de una propuesta: tener feedback sobre el posible valor de tu web app no es una opción.

En este artículo destacaré 3 puntos a tener en cuenta para generar un buen prototipo.

  1. Partir de la realidad concreta
  2. Validar se hace paso a paso, etapa por etapa.
  3. Prototipar implica confirmar valor (o NO)

Empecemos.

1. Partir de la realidad concreta

Depende
El secreto de una gran experiencia de usuario…

Sin definiciones, el prototipo será genérico y el resultado seguramente engañoso. ¿Cuáles son los supuestos sobre los que se basará nuestra hipótesis de investigación?

Mapear todo

Por un lado, tenemos que definir lo que suponemos sobre el negocio en general:

  • Mapear el negocio, mediante algún tipo de Canvas (Business Model, Lean, etc.). Con ésto buscamos establecer cuáles son nuestras principales hipótesis en el marco de nuestro modelo de negocio.
  • Mapear el servicio, mediante los Experience maps (Customer Journeys, Experience Maps, etc.). Aquí estamos mapeando las principales cuestiones relacionadas al valor que supuesta entrega nuestro producto/servicio.
  • Mapear la visión de la organización, mediante Workshops. Se trata de determinar aquellas características que necesariamente tienen que definir nuestra marca y nuestro estilo de trabajo.

Por otro lado, definir lo que sabemos de nuestra audiencia (potenciales o actuales usuarios). Generalmente, se dan dos situaciones:

  • Somos nuestros usuarios: uno mismo resuelve sus problemas y luego encuentra un mercado con necesidades similares a las nuestras. Se da mucho en el campo de la informática cuando desarrolladores crean el software que los ayuda a resolver problemas cotidianos (37Signals con Ruby on Rails y Basecamp).
    En este caso, tal vez la táctica más conveniente es ir creando el producto poco a poco, buscando enfocar en las funcionalidades más decisivas para poder sentir si hay valor en lo creado en el día a día.
  • NO somos nuestros usuarios: vemos que una persona o un grupo de personas tiene (supuestamente) un problema que podemos resolver con conocimiento y/o tecnología.

¿Qué sabemos sobre nuestros posibles usuarios?

Dependerá de nuestra experiencia y conocimiento dentro del nicho que elijamos. ¿No he mencionado lo del elegir nicho? Pues si, estratégicamente sería una decisión acertada para poder crear un prototipo relevante: sería descabellado pretender que un prototipo nos valide los supuestos sobre una industria completa. Enfocar en un nicho de mercado dentro de un industria es fundamental.

Y antes de crear un prototipo genérico o basado en supuestos cuasi-inventados, hay que investigar. Hay que “salir del edificio” de nuestras ideas e ir a obtener nuevas ideas sobre el contexto y las expectativas de nuestros usuarios.

Mi recomendación: hacer entrevistas en profundidad sobre cómo resuelven actualmente su problema (que nosotros queremos solucionar).

Y si nos queremos poner más efectivos todavía, es tiempo de probar la entrevista Switch que enfoca fundamentalmente en los Jobs To Be Done, técnica que trata de definir la línea del tiempo en que el usuario tomó la decisión de cambiarse a otro producto, destapando las verdaderas razones del cambio.

2. La validación se hace paso a paso

Validation onion
Las 4 capas del Validation Onion (Continuum)

Hagamos un recuento sobre lo que necesitamos validar:

  • El problema que resolveremos
  • El mercado en el que estaremos ingresando
  • El producto (la web app), o sea la solución a esos problemas de nuestros usuarios
  • El modelo de negocio

Como te darás cuenta, es imposible validar todo ésto de una vez. La idea es definir la hipótesis más riesgosa de todos nuestros supuestos, y avanzar en validarlas una a una, desde la más fundamental (¿Agrega valor nuestra web app?) hasta la más puntual (¿la interfaz de usuario enamora a nuestro usuario?). Es la única manera de concentrar nuestro esfuerzo en la consolidación del proyecto.

La validación es dialéctica

Se trabajan supuestos cualitativos en forma de hipótesis con métodos etnográficos (entrevistas, visitas, etc.) para lograr ideas nuevas que se testean cuantitativamente. Ambos aspectos (cualitativos y cuantitativos) se complementan, y dan paso a un mejor entendimiento basado en chequeos con la realidad.

Existen dos tipos de experimentación

Generativa: técnicas de investigación que no necesariamente empiezan con una hipótesis: por ejemplo, testeando los productos de la competencia. La intención aquí es explorar distintas ideas para generar más ideas.

Evaluativa: testeo de hipótesis para obtener un resultado concreto que puede ser medido: por ejemplo, testeo de usabilidad. Aquí se intenta encontrar la confirmación de determinadas hipótesis.

3. Prototipar implica confirmar valor (O NO)

El objetivo de todo proceso de investigación (donde está incluído el prototipado) es encontrar esos “sweet spots” (Joe Natoli dixit), esos espacios donde se sirven de la mejor manera tanto los objetivos del negocio como las necesidades de los clientes.

Value loop
Los “sweet spots” de Joe Natoli

Equilibrio

La idea de investigar (prototipando o de otras maneras) para diseñar una gran experiencia de usuario es lograr el equilibrio entre esos dos intereses. Y en mi opinión, la mejor herramienta es el Scope Canvas: un lienzo desarrollado por la consultora Continuum que busca mapear todas esas importantes cuestiones para encontrar ese ansiado equilibrio.

Scope Canvas
Scope Canvas

¿Qué te pareció el artículo? ¿Te ayudó a definir mejor tu próximo prototipo?

Dejame un comentario para seguir el tema 😉

Autor: Eugenio Monforte

Diseñador autodidacta con la misión de mejorar el ecosistema de emprendimiento independiente a través del diseño. Me dedico desde hace 10 años al desarrollo de productos digitales, ya sea diseñando interfaces de usuario o estrategias para optimizar productos y servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *