Emprender para ejemplificar

Hace un tiempo que quiero emprender. Nada ambicioso (o si, en otro sentido), pero si trascendental.

Caminando en solitario

Durante estos más de diez años de experiencia en el mercado del diseño he pasado por múltiples lugares y conocido formas muy diversas de hacer las cosas.

Pero cuando uno tiene ganas de impulsar otras cosas, de dirigir su fuerza productiva precisamente hacia dónde le interesa, los espacios se le empiezan a achicar. Y surgen las contradicciones, y las situaciones no deseadas.

El ejemplo

Por otro lado, creo que la mejor (si no la única) forma de “cambiar el mundo” es con el ejemplo.

Así que, ante tanto mal diseño que estamos lanzando al mundo, quiero que mi respuesta sea crear algo nuevo con buenas prácticas y demostrar que se pueden hacer las cosas de otra manera, respondiendo al mismo tiempo tanto a las necesidades de los usuarios como a los objetivos de negocio.

Claro que para ésto hay que tener un modelo de negocio sustentable, y unos principios éticos basados en el humanismo.

Vamos a ver qué sale en el futuro cercano.

¿Te parece que a alguien le puede servir? Compartilo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *